Noelia Petti, nadar es una necesidad de vida.

FIGURAS QUE INSPIRAN

Noelia Petti es la madrina de Aguas Abiertas Villa la Angostura, y pasó por la localidad para competir en la carrera de AAVLA 2019. Además de la competencia, dictó un campus para nadadores. Conocé qué piensa y qué motiva a esta nadadora que no deja de dar batalla.

¿Cómo llegaste a la natación?

Mi historia es bastante atípica porque empecé de grande, a los 23 años. Para empezar un deporte se supone que uno debería empezar antes. De chica hice varios deportes, pero nunca había nadado. Después hice un curso de guardavidas, me invitaron a jugar al waterpolo y jugué cuatro años en la selección. Así me di cuenta que estaba más para un deporte individual que para uno en conjunto. Me gustaba mucho el agua y empecé a tener buenos tiempos, así que ahí llegué a aguas abiertas, al entrenamiento puro y exclusivamente de natación.

 

¿Qué fue lo que te apasionó del agua?

Venía de un deporte en conjunto, que era el waterpolo, y ahí sentía que tenía un poco de dificultad, porque yo por mis características personales iba más para algo individual, en donde uno se si se entrena y se exige puede lograr resultados. En lo grupal eso es más difícil, porque no todas teníamos el mismo nivel de entrenamiento ni le dábamos la misma prioridad al deporte.

Desde el comienzo me apasionó, y lo noto porque me gusta todo lo que sea de aguante. Creo que mi pasión está ahí.

 

 

¿Por qué aguas abiertas vs otro tipo de natación?

Yo siento que estoy hecha para resistir, así como otros tienen mucha velocidad, o capacidad de resolver problemas en un juego individual, lo mío pasa por la resistencia. Eso me llevó a aguas abiertas.

 

 

Cruzaste el Río de la Plata a nado en 2014, ¿qué te llevás de eso? ¿cómo viviste la experiencia?

Yo empecé a competir a nivel profesional en el 2003 y en el 2014 quise darle un cierre a mi carrera profesional, porque ya había logrado mucho más de lo que esperaba. Ya tenía casi 40 años y tenía una asignatura pendiente muy importante que era tener un hijo. Yo sabía que iba a seguir nadando, pero no de la forma tan profesional como lo había hecho esos once años.

Quería hacer algo que me represente, y el sueño de todo nadador de aguas abiertas es cruzar el Río de la Plata, porque es un río muy grande, con mucha historia, muy difícil a la misma vez.

Con mucho esfuerzo logré hacer el cruce y fue un gran cierre para mi carrera deportiva.

 

 

¿Había una causa solidaria detrás del desafío?

Yo sabía que eso iba a tener mucha difusión y aproveché para ayudar a una entidad que se llama Emaús y su comedor escolar.

Hicimos una campaña para recolectar útiles escolares, y toda la gente que me fue a ver llegar donaba útiles escolares, era mucha gente. Se cumplió un doble objetivo: yo logré cruzar el río y se recolectaron útiles.

 

 

 

¿Qué podés decir sobre el papel de la mujer en el deporte? ¿cómo lo viviste desde la natación? ¿notás que hubo algún cambio de paradigmas?

Desde que empecé, hasta ahora, noto que avanzó muchísimo. Yo me acuerdo que antes publicaban los resultados de las carreras y a las mujeres ni las publicaban. En las transmisiones a las mujeres las obviaban.

Ahora cambió mucho eso. No estamos todavía al mismo nivel que los hombres, pero estamos en pos de estarlo. La mujer está teniendo mucho más peso.

Además, lo que suele pasar en las carreras, que ha pasado hasta en carreras internacionales, es que la mujer le gana a los hombres, llegan entre las primeras posiciones de la clasificación general. Entonces es imposible no ver eso, no darle importancia, estos logros ayudan al reconocimiento y a que nos den el lugar.

 

En tus campus, ¿qué transmitís a los nadadores? ¿cómo surgió la idea de darlos?

Es una puerta que se me abrió que nunca pensé que se iba a abrir. Cuando uno entrena profesionalmente vive viajando, vivís muy en tu mundo. Después empecé a correr otro tipo de carreras más masivas y la gente misma me empezó a pedir que de charlas, que cuente mi experiencia. Así fue que decidí armar campus, pero fue para satisfacer esta demanda que había de los nadadores. No fue algo que yo propuse, me lo propusieron. Cada vez se me abren más puertas y me encanta transmitir cosas a la gente, inspirarlos, que se llenen de energía para cumplir cada uno con sus propios objetivos.

 

 

Hablemos del rendimiento, ¿con qué lo relacionás? ¿con entrenamiento? ¿alimentación?

Es un todo. El rendimiento no es solamente entrenamiento, nutrición, es todo. Tiene que haber un montón de ítems resueltos para rendir. La base es el entrenamiento, te tiene que gustar estar en el agua y hasta sufrir, pero no es eso solo. Es recuperación, es alimentación, es hacerte análisis con médicos. No es nada más entrenar, eso quedó en otra época. Hay que cubrir un montón de aspectos.

 

 

Vos ¿cómo te entrenás? ¿cómo te preparás?

Yo actualmente también trabajo, no es que vivo de esto. Soy profesora de educación física en escuelas del estado del conurbano bonaerense. Soy la entrenadora de natación del club en donde entreno, eso me genera una gran responsabilidad porque tengo 50 chicos a mi cargo. Esa es mi vida laboral.

Después está mi vida deportiva, entreno cuatro veces por semana. Para mi vida actual está bien, pero comparándolo con lo que hacía antes es poco. Más o menos entre 2 y 2 horas y media cada sesión. Además complemento con gimnasio y yoga.

¿Qué cosas te motivan?

Por ahí ya no tengo las motivaciones de antes que estaban más relacionadas a lograr algún tiempo, o determinado resultado. Ahora me motiva que al entrenamiento lo necesito para vivir. Fueron tantos años con esta estructura de vida que si yo ahora cambiara por completo y lo dejara me faltaría algo.

Además, es como una terapia mental. Yo si no entreno, no estoy bien, no estoy contenta, no estoy plena. Yo te diría que el entrenamiento me motiva porque es una necesidad de vida. Y calculo que va a ser así iempre.

 

 

¿Algún consejo que te hubiera gustado que te digan a vos?

Yo siempre tuve en mi cabeza que uno tiene que luchar por la superación personal. Uno no tiene que esperar el resultado, el ganarle a otro, el ganar una carrera o hacer un tiempo. Uno tiene que superar a la Noelia del año pasado y la del año anterior. Hay que ser la mejor versión de uno con respecto a lo que fue ayer. Siempre pasó por eso mi motivo.

¿Qué planes tenés a futuro? ¿qué te imaginás para lo que viene?

Me gustaría poder estar lo más vigente posible en este tipo de carreras más masivas, no a nivel internacional, porque eso ya tuvo su momento. Pero hoy con 44 años, y entrenando menos, sigo midiendo con chicos más jóvenes, sigo estando en el podio, sigo dando pelea. Eso es muy motivante para mí y es lo que ahora tengo en mente, seguir dando batalla.

 

 

Nota por: Melina Pariente

http://www.melinapariente.com

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *