El Rugido de la Leona

 

CRÓNICAS INSTANTÁNEAS

Ser un jugador amateur en Argentina implica muchos esfuerzos. Y en cierta forma, va forjando un estilo de vida. Se transita de las obligaciones a la disciplina que uno practique casi sin respiro. Y en el hockey sobre césped al menos a nivel clubes no es la excepción.
Recuerdo, en alguna práctica o previo a la misma, con palo y bocha en mano, una nena rubia del club, que se esforzaba una y otra vez por quitarme la bocha, aún cuando nadie, absolutamente, la había hecho partícipe del juego. Macarena era varios años menor a nosotros, por entonces adolescentes.


Ya se notaba su pasión, su enorme tesón y la dedicación sobre lo que creo, marco su vida.
Macarena Rodríguez, ya mujer, y tiempo después, fue capitana de las Leonas. Ganó un campeonato mundial, varias Champions Trophy, fue medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, y distintos torneos internacionales .
Jugadora de muchísimo despliegue, buena técnica individual, excelente manejo del tiempo y del espacio, y por sobre todo, una cabeza competitiva a ultranza fueron su justificativo para ser partícipe de Las Leonas.
Lejos de aquella nena que respiraba hockey por todos los poros, hoy ya poseedora de grandes logros, tuvo un premio más… Un estadio que lleva su nombre en el sur de Mendoza, nuestra ciudad, más precisamente en General Alvear.
Macarena Rodríguez. La pasión, la entrega. La fortaleza para cumplir un sueño. Y la marca del hockey argentino en el corazón.

Victor Valenzuela

 

Vitto V. Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *