“Lo esencial es invisible a los ojos”. Vanesa Fundaró una deportista no vidente

Esta deportista no vidente sueña con tirarse en paracaídas, a los 10 años fue seleccionada para formar parte de la delegación Argentina para participar en el mundial de gimnasia aerobica en EEUU. Está claro que la ceguera no fue un impedimento para practicar deportes y manejarse en la vida. Se tiró en parapente, practicó windsurf, navegó veleros, participó en algunas regatas, descubrió la pasión por el kayac. En esta primera entrega Vanesa nos cuenta su vida con los deportes acuáticos.

“UN HÉROE ES UN INDIVIDUO EXTRAORDINARIO QUE ENCUENTRA LA FUERZA DE PERSEVERAR Y RESISTIR A PESAR DE LOS OBSTÁCULOS”

Vanesa Fundaró tiene 38 años, nacida en Córdoba, deportista no vidente, licenciada en comunicación, trabaja en una empresa de inversiones de EEUU.

Conociendo a una deportista no vidente

CRONO: Vane el deporte ¿ha sido fundamental para canalizar tu espíritu de superación?

VANE: En el año 92 a los 10 años mi mamá quería que aprendiera a bailar, “la idea era en ese momento aprender a tener dominio sobre mi cuerpo”, averiguó en un gimnasio que estaba en la esquina de casa, había un grupo de nenas de mi edad, hacían gimnasia aerobica de competición.

CRONO: ¿Te sentiste integrada en el grupo?

VANE: No tuve ningún problema con eso, “a la profe le pareció un lindo desafio”. Con el paso del tiempo, no podía competir, “no había categoría paraolímpica en esa disciplina”

CRONO: ¿Te desanimó en algún punto esa situación siendo tan chica?

VANE: No entendía demasiado en ese momento, fui trabajando en las mismas disciplinas que el resto de las chicas, haciendo exhibiciones en los torneos de gimnasia en Córdoba y en Bs As.

CRONO: Leí en una nota que fuistes seleccionada para participar del mundial de gimnasia aeróbica en E.E.U.U, contame como fué esa experiencia.

VANE: Fué muy importante para mí, poder viajar y participar del mundial fué muy lindo, lamentablemente por una crisis de glaucoma, en un ojo, no podia saltar, no podía tener impacto y al no poder competir tuve que abandonar. Por otro lado el estudio se hacía cada vez más demandante.

“PARA MI EL TECHO ESTABA ALCANZADO”

CRONO: Vane ¿te incomoda hablar de tu problema visual?

VANE: En absoluto, lo mío es de nacimiento, por incubadora, nací prematura, sietemesina, no lo detectaron en el momento, mi mamá con el paso del tiempo se dio cuenta que su bebé no veía. Los especialistas sostuvieron que fue en la incubadora por exceso de oxigeno.

CRONO. ¿Que ves cuando abris los ojos?

VANE: Nada.. sólo me entra viento, aire, nada más, “no tengo sentido de percepción lumínica”.

Los desafíos y su relación con los deportes acuáticos

CRONO: Te has encontrado con muchos obstáculos derivados de tu discapacidad a la hora de practicar deportes?

VANE. Se dificulta en algunas disciplinas el guiado, me encantaría por ejemplo el kitesurf , se complica, de a dos es muy difícil, no encuentro la manera de poder resolverlo, en unas vacaciones me acerqué a un señor que me hizo sostener la tabla para que sintiera la sensación, el viento casi me levanta, “es realmente complicado”.

CRONO: ¿Cómo definirías al deporte?, ¿qué es para vos el deporte?

VANE: Me cuesta definirlo como deporte lo mio, para mi es actividad física. “Siempre está presente en mí” dos dias que no hago nada y algo tengo que hacer, es una necesidad, hago bici fija, un poco de elongación. “Más aún en pandemia, no se puede hacer demasiado”…

CRONO: Hablanos de tu familia.

VANE: Somos mamá y papá, tres hermanos, dos mayores, yo “soy la nena desde siempre”. Hace 10 años que vivo sola, igual la familia siempre muy cerca, muy presente.

CRONO. De gimnasia deportiva pasaste a practicar otros deportes y enfrentar nuevos desafíos, contame como se fue dando…

VANE: Me tiré en parapente, fué en un encuentro de turismo para ciegos en Merlo San Luis en 2013, fuimos 6 personas las que nos tiramos, obviamente acompañadas, “fué una experiencia super gratificante”

Deportista no vidente experimentando parapente
Vanesa experimentando parapente

CRONO: ¿Esperabas que éstos logros te traería tanta satisfacción y ganas de seguir adelante e ir por más?

VANE. Se fue dando sin planearlo demasiado, un día se me dio la oportunidad de probar sky náutico, con unas tablas del año de “miaupa” (se ríe), no me fué muy bien, no fué con demasiada frecuencia, como todo lo que hago, “fué probar y saber que pude experimentarlo”, no lo hice para adquirir destreza. También hice winsurf con una amiga, que en poco tiempo se fué a vivir a Necochea, no pude continuar practicando. Ella me acompañaba nadando y me guiaba. “Concretamente no estuve parada arriba de la tabla mas de 10 minutos”, sólo poder sentirlo, fue suficiente, el no ver las rachas te descoloca”.

“ROMPER TUS PROPIOS LIMITES SIN MIEDO A NADA”…

CRONO: Al comienzo de la nota expresaste que las oportunidades se dan a lo largo de tu vida. ¿Qué otra experiencia podés contarnos?

VANE: He navegado veleros, siempre con un grupo de personas: mis hermanos y unos amigos que también hacen kayac, con ellos hemos corrido algunas regatas. Mi familia siempre practicó deportes náuticos, mi papá tenía una lancha chuiquita, luego la cambió por una más grande, tiene también un velero, siempre me moví en ese ambiente.

Encuentro Nacional de kayaquistas

Una amiga socia del club náutico de Córdoba había comenzado kayac, estaba fascinada con la idea de que me sumara. Habló con el profe Carlos Nieto, que le dió el visto bueno y “nunca más dejé”. No me imaginé que me iba a gustar tanto ésta actividad.

CRONO: Tuvimos el gusto de conocernos en el encuentro Nacional de kayaquistas organizado por nuestro amigo Marcelo Hostar en Villa la Angostura, en un momento pensé que Carlos y Magui eran familiares por el trato hacia vos, hablame un poco de ellos.

VANE: Conocer al profe Carlos y a su hija Magui es una de las mejores cosas que me ha pasado, me abrieron muchas puertas.

CRONO: ¿Tu primera experiencia en kayac como fué?

VANE: Al principio fue difícil, parecía muy inestable, recuerdo que salimos el 21 de noviembre del 2014 en un kayac doble, mi amiga en un simple, esa misma tarde estaba remando en un simple sola. Remaba en un kayac prestado, no era socia del club. En el 2017 me hice socia y tuve la oportunidad de comprarme el kayac, el profe Carlos me lo consiguió, un SDK como el que me habían prestado, lo conocía, por eso sabia que era super estable y que me ayudaría a mantener el rumbo.

CRONO: Volviendo al encuentro Nacional de kayaquistas, ¿cómo viviste esa experiencia?: nada más y nada menos que navegar en el Nahuel Huapi, con lo complicado que suele ser, a veces, por los vientos.

Encuentro nacional de kayaquistas
Encuentro nacional de kayaquistas

VANE: “Sin duda una experiencia inolvidable”, el primer día pude remar sola, el lago estaba planchado, pude sortear las pequeñas olas que habían. El resto de los días en doble con “el Piojo”, un compañero, había riesgo de tumbar, al saber como viene la ola se dificulta. El Nahuel Huapi es frió, tumbar no estaría bueno, la iba a pasar mal. Estaba planificado de antemano remar de a dos, un mes antes de la travesía se había hablado eso. Carlos, conociendo mi deseo de remar sola, decidió cargar mi kayac y llevarlo, por si en algún momento daba, pudiera hacerlo sola. Se dio el primer día, ” fue suficiente para mí”, valió la pena.

CRONO: ¿Tenés pensado participar en alguna otra travesia cuando se permita?

VANE: Repetiría el encuentro una y mil veces, encontré gente que me hizo sentir un par, me trataron de igual a igual, gente muy buena onda, me sentí muy bien. Me encantaría hacer la bajada del Río Limay que organiza Marcelo Hostar, combina remo con treckking. Para eso me falta, he practicado el roll y me ha salido, pero no siempre lo logro.

CRONO: Para los que desconocen, el roll es una maniobra que se hace cuando tumbas (te das vuelta en el agua), con una técnica, para nada fácil, realizás una maniobra y volvés a subir.

CRONO: Participaste en algunas maratones, “cuanto tenemos que aprender de vos Vane” “no ha quedado nada pendiente”, “demostrás todo el tiempo que con ganas y una firme convicción nada es imposible”

VANE: Nuevamente del brazo de Carlos, fue una maratón inclusiva, había categorías para personas con discapacidad, 5k en montaña, podía correr 10k. Se dio de la noche a la mañana, estando de vacaciones en Estados unidos, me comentó la posibilidad de participar, faltaba una semana, “me re mandé”. “Fue muy agradable”, su hija Magui acompañó a un chico con síndrome de down, había personas en silla de ruedas, “todos por la montaña fue muy emotivo”. Luego participé en otra maratón inclusiva en Carlos Paz, ésta vez en calle, 4k y8k, “la vaga se anotó en 4k ja ja”. Me encantaría hacerlo con mayor frecuencia, como entrenamiento, como dije al precipicio no busqué nada, se fue dando…”hay mucha gente ciega que corre” cuando lo pienso me motiva a seguir, se corre con un lazito en el brazo, para no quitarle movilidad al guia, no lo sabía lo aprendí ahí.


Esta es la primera parte de la nota sobre Vanesa Fundaró. En la próxima entrega nos cuenta como llegó a la cima del Cerro Champaquí.

Abrir Chat
1
Hola, estoy para ayudarte
Hola 👋
¿Puedo ayudarte?