Sincroniza tus movimientos y aumenta la distancia recorrida por brazada

CRONO TIPS. Al nadar, casi todas las fuerzas que crean propulsión vienen de las manos y los pies. Sin embargo, hay movimientos que puedes realizar con tu cuerpo para ayudar a maximizar la distancia y velocidad de tu brazada y tu patada. Estos movimientos se denominan como movimientos de acoplamiento.

Si bien los movimientos de acoplamiento no generan propulsión por sí solos, sincronizarlos con una maniobra como una patada o una brazada te ayudará a aumentar tu impulso. Rotar más rápido, alargar los brazos o bajar la cabeza más rápido son ejemplos de movimientos de acoplamiento que ayudan a aumentar tu energía cinética.

En este artículo, te traemos junto a 2×3 algunos consejos sobre cómo incorporar estos movimientos de acoplamiento en tu rutina de natación:

  • Rotación para estilo libre y espalda
  • Elevación para estilo pecho y mariposa
  • Técnicas de entrenamiento para mejorar los movimientos de acoplamiento

¿Estás listo para empezar a mejorar tus movimientos de acoplamiento para lograr una mejor propulsión?

Rotación: estilo libre y espalda

Los movimientos de acoplamiento son implementados para ayudar a los nadadores a aumentar la distancia que pueden cubrir en una sola brazada. Los entrenadores suelen decirles a los nadadores que la sincronización y la velocidad son importantes, pero la rotación es una de las técnicas más importantes que puedes incorporar a tu rutina de natación. Mientras más rápido puedas rotar tu cuerpo, mayor fuerza podrás generar. Esta es la razón por la que los nadadores se enfocan en una rotación agresiva cuando practican movimientos de estilo libre y espalda.

Cuando te enfocas en la rotación de tu cuerpo durante el estilo libre y espalda, tu cuerpo empieza a ser más aerodinámico. La rotación contraria de las caderas contra la brazada convierte el torso en una hélice. Por lo tanto, permite que tu cuerpo avance hacia adelante a través del agua, mientras que las piernas giran desde las caderas, aumentando el poder detrás del empuje inicial. Este acoplamiento de piernas a caderas y caderas a torso genera la fuerza máxima para el nadador.

Elevación: estilo pecho y mariposa

Al practicar estos estilos, el acoplamiento de la parte superior e inferior del cuerpo es crucial, ya que los nadadores pueden experimentar una resistencia frontal significativa. La elevación de la parte superior del cuerpo mejora los movimientos de la brazada y ayuda a fortalecer la patada. La clave de este movimiento de acoplamiento es elevar los hombros fuera del agua, lo que puede requerir cierta flexibilidad en los músculos inferiores de la espalda. Durante la patada, puedes aumentar la velocidad de reingreso colocando la cabeza en el pecho y presionando la parte superior del cuerpo hacia abajo.

Cuando nades en estilo mariposa, enfócate en enderezar los brazos en la recuperación para maximizar la energía cinética de la brazada. Asegúrate de sincronizar el acoplamiento de tus brazos y la rotación de tu cabeza con tu segunda patada hacia abajo. Después de respirar, baja la cabeza rápidamente lo más que puedas para avanzar por el agua. La velocidad y la agilidad son la clave con esta técnica.

Técnicas de entrenamiento para mejorar los movimientos de acoplamiento

Cuando se sincronizan correctamente, el acoplamiento de movimientos es una de las maneras más poderosas de aumentar la distancia recorrida por cada brazada. Es imperativo no solo entrenar rigurosamente, sino también hacerlo de manera inteligente, especialmente al practicar y afinar tus brazadas. Además del entrenamiento de los movimientos de acoplamiento, debes incluir ejercicios dentro y fuera de la piscina:

Ejercicios abdominales: ejercitar los músculos del torso en la natación es esencial para que los atletas creen una rotación y elevación óptima a través de los movimientos de la natación.

Ejercicios de boxeo: este es otro ejercicio fuera de la piscina que fortalece los músculos del torso, los hombros, la espalda y los brazos para mejorar los movimientos de acoplamiento de elevación y rotación.
Ejercicios de natación: los ejercicios en la piscina enseñan a los nadadores a rotar rápidamente, relajar las manos al reingresar al agua o inclinar sus cuerpos durante una brazada para maximizar su velocidad.

Por grupo colaborativo https://www.2×3.cl/